Arribo del Osezno Jucumari

Arribo del Osezno Jucumari
Arribo del Osezno Jucumari

Un osezno Jucumari macho fue enviado a la ciudad de La Paz por avión el pasado 28 de Noviembre desde Tarija y fue inmediatamente transportado hasta el refugio de animales silvestres La Senda Verde en Yolosa. Ha sido colocado en un lindo y espacioso recinto para él solo mientras crece, hasta que tenga entre 18-24 meses cuando será colocado en un recinto más grande rodeado de cerco eléctrico.

Es importante explicar que en La Senda Verde nunca ponemos nombre a un animal en cuanto llegan. Lo hacemos después de conocerlos. Mymba tuvo problemas porque desde Tarija confundieron el nombre por Nimba y la gente piensa que es un oso hembra. Tarkus es su nombre ahora: Tar de Tarija y US , de Tremarctos ornatUS, su nombre científico.

El osezno fue encontrado a un lado de la carretera en una sección entre Sucre y Tarija donde los osos andinos Jucumaris son frecuentes. La madre oso se espantó del camión y corrió con los dos oseznos. El más pequeño se quedó atrás, por lo que el chófer del camión decidió parar, recogerlo y llevárselo a su casa, donde lo tuvo por dos semanas antes de entregarlo a las autoridades ambientales en Tarija. Levantar al osezno no fue una buena idea ya que dicho hecho lo condenó a una vida en cautiverio ya que nunca más podrá aprender las habilidades para sobrevivir en su medio que le hubiera enseñado su madre. Si lo hubieran dejado solo, la madre hubiera vuelto por él después.

El osezno estuvo en Tarija por tres semanas, lo que es un requisito formal. Las autoridades nacionales aconsejaron enviarlo a La Senda Verde, donde existe el espacio para el osezno y donde se cuenta con la experiencia de crianza de osos Jucumaris con dieta y cuidado apropiados. Ha sido colocado en un recinto de 6x5x6 para él solo, y se ha estado acostumbrando bien al refugio y a los cuidantes.

Quisiéramos que las personas aprendan de la historia de éste osezno. Si por ejemplo ven un nido de pájaros con polluelos adentro solos, ¡no los recojan! Los estarán condenando a una vida en cautiverio. Las madres a veces dejan a sus polluelos o cachorros solos durante unos tiempo mientras van en busca de comida, pero siempre regresan. ¡Cuéntales a tus amigos!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *