Nosotros

Misión y Visión

Nuestra misión es rehabilitar y cuidar animales rescatados del tráfico ilegal de especies, crueldad y destrucción de hábitat natural; y contribuir a la conservación de especies y la biodiversidad al esparcir consciencia y promoviendo educación ambiental. Es un esfuerzo privado financiado principalmente por el ecoturismo escolar; programas de voluntariado y algunas donaciones. Nuestra comida, hospedaje y servicios de turismo se ofrecen para promover la educación y para sostener el santuario.

Nuestros animales están primero, así que limitamos la cantidad de visitantes y por lo tanto las visitas y reservaciones se organizan respectivamente. No permitimos grupos grandes de personas que pudieran poner a los animales en una situación de estrés.

La Senda Verde es un destino verde singular con una visión holística que ofrece una conexión única con la vida silvestre y la naturaleza, además de oportunidades de educación para estudiantes y visitantes de todas las edades. Provee una experiencia de vida enfocada en la conservación de especies y el medio ambiente.

El futuro es incierto. El mundo está experimentando una degradación ambiental general, la destrucción de ecosistemas y la reducción de la biodiversidad. En este contexto, nuestro rol de proveer conservación en una forma genuina e integrada es muy significativa. Estos temas de importancia vital nos han hecho darnos cuenta de:

  • El rol único que tenemos como proyecto ambiental dedicado a la ayuda de animales silvestres para que tengan una segunda oportunidad y brindarles un nuevo rol en la vida.
  • La responsabilidad de diseñar e implementar programas pedagógicos ambientales realistas y prácticos.
  • La importancia de concienciar al público sobre la biodiversidad y
  • El valor y la importancia de la naturaleza y de las alianzas de cooperación global para que esto se haga efectivo.

Desarrollar un área de conservación independiente considerando sus atributos de esplendor natural ecológicamente excepcionales; proveer oportunidades para poner en práctica experiencias de protección y educativas auténticas que apoyen la preservación de la región y luchen en contra del tráfico de especies.

Trabajar exitosamente con las diferentes comunidades locales y enfocarse en desarrollar una empresa de ecoturismo sustentable que les ayude a los viajeros descubrir el aprecio por la naturaleza y los animales silvestres en una experiencia que les cambie la vida.

Volcán y Exalto

Fundadores

Vicky Ossio y Marcelo Levy

Vicky Ossio y Marcelo Levy fundaron La Senda Verde (LSV) en 2003. Ellos viven allí y han provisto personalmente con la mayoría de los fondos que LSV ha recibido hasta la fecha.

Vicky Ossio nació en Bolivia y fue educada en ambos Bolivia y los Estados Unidos. Vicky actualmente supervisa las operaciones diarias de LSV, y también es un miembro activo de la investigación de cáncer, recaudación de fondos y cuidado de pacientes para el The Life Raft Group, una organización sin fines de lucro. Vicky fue nombrada Voluntaria del año en el año 2010.

Marcelo Levy nació u fue educado en Bolivia. Actualmente es un cuidador de tiempo completo de los monos araña y monos aulladores bebés que han arribado recientemente, y que necesitan constante supervisión y compañía para sobrevivir. Antes de fundar LSV, Marcelo era Gerente de Proyectos para Us Aid, supervisando varios proyectos, incluyendo la creación de fuentes de agua potable, dotación de recursos alternativos, y conversión de cultivos de coca a prácticas más sostenibles.

Historia

Senda Verde Wildlife Sanctuary

LSV fue creado en 2003 originalmente como un proyecto de ecoturismo, con el objetivo de proveer permanentemente servicios de hospitalidad (comida, duchas/baño y hospedaje) para la industria de turismo de Aventura que transitan en bicicleta por el camino viejo conocido como “el camino más peligroso del mundo” desde la ciudad de La Paz hasta los Yungas. La propiedad (localizada a una pequeña distancia del poblado de Yolosa, a un lado del río Coroico en la región de Nor Yungas, La Paz, Bolivia) fue establecida en este lugar estratégicamente para complementar este tipo de industria. Sin embargo y sin darse cuenta LSV evolucionó a convertirse en un enlace vital para advertir sobre los efectos del tráfico de animales en la región de los Yungas, de la parte norte del país.

Aproximadamente un año después (2004), un mono capuchino y dolos loros fueron rescatados. Como consecuencia a este incidente, la necesidad de contribuir a la conservación de la fauna y la flora era evidente. De aquí en adelante LSV decidió redefinir sus objetivos y enfocar sus esfuerzos y energía a esta causa. Limitando la cantidad de turistas que servirán para sostener las necesidades económicas de LSV, se puede dar un enfoque especial a este objetivo.

El santuario de animales LSV comenzó sus operaciones con un número pequeño de animales que fueron voluntariamente entregados al refugio. Antes del fin del 2007 LSV estableció una relación con la organización Animales SOS. Esta misma institución hizo el caso para el rescate de un Oso andino de cuatro meses de edad, Ajayu. De aquí en adelante LSV recibe una mayor cantidad de animales como resultado de tráfico ilegal de especies.

A partir de este incidente LSV comenzó relaciones con el Departamento de Biodiversidad (DGB), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, con el propósito de informarse sobre las regulaciones y requisitos para la creación de un centro de rescate de vida silvestre y para coordinar una relación institucional que marca el comienzo de una operación que hasta hoy día ha logrado resultados muy efectivos.

En el 2009 LSV elaboró y presentó un plan de manejo al DGB. Este documento fue aprobado ese mismo año. EN el 2008 LSV obtuvo certificación para proceder como una organización sin fines de lucro, aprobado por la gobernación de La Paz y el Ministerio de Medio Ambiente y Agua. Las repercusiones de esto fueron de doble filo. Por un lado, LSV obtiene el permiso para aceptar animales más fácilmente dentro de los lineamientos gubernamentales. Por otro lado, LSV ahora está obligado a recibir animales que hayan sido interceptados por el gobierno.

En los últimos cuatro años, el tráfico ilegal de animales ha incrementado drásticamente en Bolivia. Como resultado, la población de animales en LSV se ha casi quintuplicado en los últimos tres años para llegar hasta los 690 animales (2017). Ahora recibimos animales a menudo cada mes, algunas veces cada semana.

Artículos

Swing Mangia Swing! Photo by Tracy Buyce @ National Geographic Your Shot

La Senda Verde ha aparecido en diferentes medios y revistas impresas y electrónicas. Miren lo que dicen acerca de nosotros!

Artículos en Español
Artículos en Inglés