Leopardus Wiedii

LEOPARDUS WIEDIISasha, LSV's female margay on a tree
EXPEDIENTE DE ESPECIE

 

Nombre Scientífico: Leopardus Wiedii
Nombres en Inglés: Margay
Nombres en Español: Gato tigre, Tigrillo, Caucel, Maracayá o Margay
En La Senda Verde: Sasha Hembra, Guanay Macho
Peso Corporal: 2.6 a 4 Kg
Longitud del cuerpo: 48 a 79 cm
Longitud de cola: 33 a 51 cm

 

Hábitat
El Margay es un felino especializado en vivir y cazar en los árboles. Su distribución está limitada a las áreas tropicales boscosas que comienzan en México, pasan por Centroamérica y terminan en Sudamérica al norte de Uruguay y al este de los Andes. Viven en todos los bosques húmedos y subhúmedos del continente americano.

Conservación
Aunque su distribución sea amplia, éste felino está catalogado por la UICN  como casi amenazado, debido a la intervención de su hábitat, los bosques en donde viven, ya que éstos necesitan estar en estado casi virgen para que puedan sobrevivir en ellos. En el sur de México hubo alguna vez una pérdida abrumadora de ésta especie debido a un mercado de pieles que se extendió durante varias décadas. En Bolivia el principal problema después de la pérdida de hábitat es la venta de animales silvestres como mascotas.

Nombres 
El Margay fue nombrado como Felis Wiedii en honor al Principe Maximiliano de Wied-Neuwied, quien fue un etnólogo y naturalista alemán. El nombre Margay es una deformación de la palabra Tupí Mb’arakaya.

Vida
Los Margays son animales nocturnos. Son un tipo de felino adaptado a vivir y cazar completamente en los árboles y las ramas, rara vez bajan al piso a cazar. Tienen una adaptación peculiar, pueden rotar su tobillo 180 grados lo que les permite descender de los árboles boca abajo y correr por debajo de las ramas. Son pequeños, ágiles, pueden saltar lejos y ver bien de noche. Sus presas consisten principalmente en aves y ardillas, aunque si los hay, cazan también monos. Tienden a desarrollar alta especifidad a su microhábitat; por ejemplo en Sudamérica, se ha observado a un Margay imitar los aullidos de un mono Leoncito bebé, tratando de atraer a sus padres para así cazarlos; un comportamiento comparable con la utilización de herramientas por los monos para alimentarse.

Los Margays tienen únicamente un cachorro por camada, aunque pueden llegar a tener dos. Se aparean únicamente cinco veces a lo largo de su vida, lo que hace que ésta especie tenga grandes dificultades en recuperar sus poblaciones.

DATOS CURIOSOS DEL MARGAY

  • Los machos tienen un territorio de hasta 15 kilómetros cuadrados. Son pequeños pero necesitan mucho espacio.
  • Las hembras tienen únicamente dos tetillas, normalmente los gatos tienen hasta cinco.
  • Los Margay pueden rotar sus tobillos 180 grados para descender boca abajo de un árbol.
  • Los Margays pueden correr boca abajo por debajo de una rama.

EN LA SENDA VERDE:

SASHA Y GUANAY

Sasha llegó el 29 de Mayo del 2007. Ha estado más de diez años con nosotros. Fue rescatada por un par de voluntarios de Eslovaquia que notaron que una familia en la población de Sapecho tenía un Margay como mascota. La familia no quería entregarlo, hasta que hirió a una de las hijas dándole una arañazo en la cara. Una vez que la familia lo entregó, la niña pidió que no se le cambiara el nombre, Sahsa (tome nota: esto ocurrió en un tiempo cuando no existía la policía de medio ambiente POFOMA. Senda Verde NO recibe animales de particulares).

Sasha estuvo sola durante muchos años. Robyn Kunimoto, una voluntaria Canadiense de largo plazo la cuidó por muchos meses. Una vez se escapó de sus manos y corrió directo al cuello de una guacamaya, matándola al instante. Un recordatorio de que nunca dejan de ser animales silvestres.

El Margay macho, Guanay, llegó en el 2015. Fue capturado por la entonces recientemente creada policía ambiental POFOMA de una familia en el poblado de Mapiri, que lo mantenía en una jaula muy pequeña todo el tiempo. Tenía un año de edad y había vivido todo ese tiempo en la pequeña jaula.

Tuvimos que construir recintos separados para Sasha y Guanay, vivían uno junto al otro pero separados por una reja. Les llevó un año acostumbrarse el uno al otro, cuando finalmente los juntamos en un solo recinto.

Ya que Guanay vivió tanto tiempo en una jaula pequeña, sufrió de varias enfermedades a lo largo de su vida. Sasha por lo contrario nunca se ha enfermado.

MOSAICO DE IMÁGENES DE SASHA Y GUANAY

¡ESTAMOS EN CAMPAÑA!

 

DESCUBRE QUE PUEDES HACER PARA APOYAR A SASHA Y GUANAY

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *